Microinfluencers: las claves para no perderlos de vista

21 junio 2017

Los influencers son esas personas que ya deberían formar parte de tu estrategia de marketing de contenidos. Su capacidad de arrastrar a las masas es enorme, si a esto le sumamos que el 80% de las decisiones de compra vienen precedidas por una recomendación de un familiar, amigo o persona de influencia, hace que, verdaderamente, los influencers sean parte del motor de esa estrategia.

Pero dentro del mundo influencers nos podemos encontrar con aquellos que tienen más poder y/o seguidores, y con los que tienen menos. Estos últimos, los llamados microinfluencers (término inglés) son gente anónima sin tantos seguidores en las redes sociales como podría tener una persona conocida, pero que éstos son de gran calidad e interactúan más.

Esta tendencia se empezó a desarrollar en 2016. Las empresas, en lugar de contratar a influencers de primer nivel para promocionar sus productos y marca, empezaron a contratar a usuarios de redes sociales de un nivel más bajo. La idea era sencilla, preferían pagar a dos o tres personas para que dieran a conocer sus productos, microinfluencers que tienen una relación más directa con sus seguidores; que pagar a un sólo influencer con muchos seguidores que apenas tiene contacto con ellos.

 

La revolución de los microinfluencers

Un influencer de primer nivel, aquellos que son más conocidos, puede tener de media unos 100.000 seguidores, sino más. Además, suele tener contratos con más de una marca y el porcentaje total de usuarios que interactúan, por lo general, es más bajo que los usuarios normales. A esto le tenemos que sumar las tarifas que cobran los influencers de este nivel por cada publicación.

Por el contrario, un pequeño influencer puede tener unos cientos de seguidores fieles y activos. Además, no hacen publicidad de otras marcas y, por supuesto, cuestan mucho menos que uno de primer nivel.

 

microinfluencers instagram

Así las cosas, podemos considerar a los microinfluencers tanto o más valiosos que los influencers más conocidos. Según un estudio de Markely, a medida que el número de seguidores crece para un influencer, la relación entre ellos disminuye y se convierte en unidireccional (lo contrario a lo que se pretende con las redes sociales, en la que se espera que haya comunicación por ambas partes).

Aquí, lo que de verdad interesa a la empresas no es tanto que el influencer publique una foto con su producto y lo recomiende, sino que haya esa conversación entre influencer y seguidores sobre la marca. Si la persona se limita cobrar y lanzar tuits o fotos sobre la empresa sin que haya comunicación entre sus seguidores, algo se está haciendo mal.

 

Ventajas de los pequeños influencers

Una de las ventajas de contar con microinfluencers en tu estrategia de marketing es que la forma de tratar con ellos es muy distinta que los influencers de primer nivel. Estos últimos viven, en parte, de sus redes sociales por lo que suelen ser sus agentes quienes les llevan y administran las campañas publicitarias y colaboraciones con marcas. En cambio, los microinfluencers, que en su mayoría son anónimos, son personas que tienen otros trabajos, por lo que tendrás que contactar directamente con ellos, de una forma más personal y cercana.

Puedes aprovechar para trabajar con más de un microinfluencer a la vez. Si cuentas con una decena de ellos en “plantilla” será más fácil propagar tu mensaje y que tu marca llegue a más gente interesada. Eso sí, asegúrate antes y haz un estudio de aquellos microinfluencers que más te interesan. Si tu empresa defiende un estilo de vida eco, lo mejor será que busques a personas que también lo hagan para que tu mensaje sea más verídico. O si eres una marca de ropa de deporte, un microinfluencer que se dedique a dar consejos sobre deporte es lo que más te interesa.

En definitiva, vender con mayor convencimiento y autenticidad, es lo que consiguen estos microinfluencers.

Etiquetas: , , , ,

One thought on “Microinfluencers: las claves para no perderlos de vista

Add a comment